Barniz y repintado

Si una puerta de madera tiende a hincharse, es necesario esperar a que llegue el verano para desmontarla y aplicar varias capas de pintura en los bordes. Puede darse el caso de que la puerta comience a atascarse por efecto de las numerosas capas de pintura acumuladas. La mejor solución es eliminar las viejas capas de pintura y repintar.

 

Limpieza

La limpieza normal de las puertas puede hacerse con una bayeta seca. Si hubiese necesidad de limpiarlas, se recomienda la utilización de algún producto de droguería especial que retiran suciedades pegajosas sin afectar al barniz.

 

Ajuste de alturas

Las leves caídas de las puertas pueden deberse a que los tornillos de las bisagras y el marco no se encuentren bien apretados. La solución es cepillar unos milímetros la parte inferior de la puerta.

 

Puertas corredera

Las puertas correderas con guías ocultas pueden atascarse debido a la suciedad acumulada. La solución pasa por extraer la puerta del marco, proceder a la limpieza del carril, y colocar unas gotas de aceite en el borde superior de la puerta para mejorar su deslizamiento .

 

Consejos prácticos

  • Procurar evitar golpes y rozaduras en la superficie (especialmente en las huecas).
  • Colocar topes de goma en los suelos para evitar deterioros tanto en la propia hoja como de los revestimientos próximos.
  • No se colgarán pesos en las puertas de paso.
  • Tener la puerta cerrada el mayor tiempo posible evita los alabeos.
  • No tapar o anular la rejilla de aireación ya que se dejaría la habitación sin sistema de ventilación.
  • No se tiene que cerrar o rellenar la rendija que existe entre el paramento de pared y el tapajuntas. Con el tiempo volvería a abrirse.
  • Prestar atención a la aparición de carcomas, u otros insectos xilófagos, y a sus orificios de salida, ya que se podrían causar daños irreparables.
  • Se evitarán las humedades, ya que éstas producen en la madera cambios en su volumen, forma y aspecto. Si apareciera, secar inmediatamente con un paño.
  • Se evitará la incidencia directa de los rayos del sol. Pueden producir cambios en su aspecto y planitud (especialmente en las puertas planas).
  • En las puertas cortafuegos colocadas en los espacios comunes del edificio no se debe alterar sin el previo asesoramiento del técnico competente.

Cambio de herrajes: deterioro en el tiempo

Consejos de utilización:

El periodo mínimo de revisión del estado de conservación no será superior a 5 años, comprobando la estanqueidad, repasando los mecanismos de cierre y apertura y, en su caso, la sujeción del vidrio.

Los herrajes son elementos de rozamiento, por lo tanto deberán engrasarse cada dos años con aceite de máquina de coser.

En caso de rotura de los perfiles, deberán reintegrarse las condiciones iniciales o proceder a la sustitución de los elementos afectados; así mismo, el cambio de todos los mecanismos de cuelgue debe ser realizado por un técnico.

 

Consejos limpieza puertas

Para la limpieza diaria se deberán utilizar procedimientos simples y elementos auxiliares adecuados: paño, plumero, aspirador, mopa, ect.; con el objetivo de limpiar el polvo depositado.

Cuando se requiera una limpieza en profundidad, es muy importante conocer el tipo de protección utilizado para que no afecte a la madera o al barniz.

En función del acabado, ya sea barniz, lacado, cera o aceite, se utilizarán productos químicos recomendados por un especialista. Con los múltiples productos de abrillantado que existentes en el mercado, debe actuarse con mucha precaución, acudir a centros especializados, seleccionar marcas de garantía y siempre antes de la aplicación en general, realizar una prueba en un rincón poco visible de la compatibilidad del producto adquirido sobre la superficie a tratar.

En general, el barnizado realizado en fábrica es muy difícil de reproducir sin que se note. No así los acabados manuales realizados en las puertas macizas de exterior.

 

Consejos limpieza de suelos

  • Es importante no dejar que la suciedad se pegue sobre la madera, para ello límpielo a menudo eliminando el polvo con una mopa o un trapo seco. Para esta tarea también puede utilizar un cepillo de cerdas naturales destinado sólo a suelos de parquet.
  • Si hay partículas de suciedad utilice un aspirador: las recogerá sin arrastrarlas, evitando el efecto lija que puede producir ralladuras en su suelo.
  • Al momento de mancharse pase un paño húmedo, sin mojar demasiado la madera. Es imprescindible evitar limpiarlo con abundante agua, la humedad es enemiga del parquet y puede provocar levantamientos en la maderas.
  • Cuando deba trapear el piso de madera (no más de 1 veces por semana) procure utilizar productos especialmente fabricados para el uso en parqués o suelos de madera. Use siempre la dosis mínima recomendada. A falta de un producto específico, puede añadir al agua de fregar un chorrito de vinagre para resaltar el brillo y ventile luego la habitación.
  • No añada al agua productos con alto componente ácido o que contengan ceras o siliconas. Su uso repercute en el posterior rebarnizado. El peor enemigo de los suelos de madera son algunos productos de madera con químicos o muy abrasivos, que a la larga le quitan el brillo y generalmente corroen el suelo.
  • Cada 2 o 3 meses es recomendable esparcir sobre el parquet una fina capa de aceite de oliva con un trapo limpio o arrastrando un paño con los pies, con esta acción se evitará que la madera se reseque y los pisos quedarán superbrillantes.
  • En la actualidad casi todos los suelos de madera vienen barnizados o protegidos y no necesitan encerarse como se hacía antiguamente