Bisagra oculta

Son las bisagras que quedan totalmente ocultas cuando la puerta está cerrada. Se utiliza para aplicaciones arquitectónicas de alto diseño cuando se requiere que la bisagra no quede visible y no interrumpa la estructura plana entre la puerta y la pared. Tiene un ángulo de apertura de 180 grados utilizable indistintamente a derechas e izquierdas.

 

Picaporte magnético

Su utilidad es la de proporcionar un cierre más silencioso en las puertas de paso, además de una mejora estética considerable ya que se eliminan los elementos salientes. Para este tipo se utilizan imanes permanentes que garantizan las propiedades magnéticas de forma indefinida.

 

Bisagra de cazoleta

 Además de las bisagras de pernio, común en las puertas de paso, y la de libro o piano, que encontraremos en los muebles; la más versátil y regulable es la bisagra de cazoleta. Es invisible desde el exterior y toma su nombre de una de las dos partes que la componen: un soporte fijado al mueble o estructura y una cazoleta que contiene las partes móviles que harán el juego abatible y quedará parcialmente incrustado en la hoja en una hendidura que habrá que practicar previamente con una fresa. Hay distintos tipos, según monte sobre el lateral encontramos:

  • Recta
  • Acodada
  • Superacodada

 

También las encontraremos de distintos grados de apertura, hasta 165º y adaptaciones especiales para su montaje en esquinas, chaflanes, cierres en 45º, 90º y 180º entre la hoja y el lateral.

 

Cómo engrasar los herrajes?

Solo necesitamos algún tipo de lubricante, ya sea vaselina, aceite, líquidos grasos o parafina. Una vez que tengamos alguno de estos lubricantes en nuestras manos, lo que debemos hacer es localizar las bisagras y engranajes, colocando allí una generosa cantidad y nuestro trabajo habrá finalizado.

 

Cúando es necesario sustituir los herrajes?

Es necesaria la sustitución y reposición de los elementos de cuelgue y mecanismos de cierre cuando se hayan deteriorado por el uso.

El periodo mínimo de revisión del estado de conservación no será superior a 5 años, comprobando la estanqueidad, repasando los mecanismos de cierre y apertura y, en su caso, la sujeción del vidrio.

 

Cómo cambiar el bombín de la cerradura de la puerta?

Puede que por pérdida o robo de las llaves, por cambio de alquiler o adquisición de una casa, por precaución, o simplemente cuando se estropea; sea necesario el cambio del bombín de la cerradura (cilindro donde se inserta la llave).
Los bombines más comunes tienen forma redonda o de pera. Cuentan con una ranura para introducir la llave y, por este motivo, cuando se cambian suele ser necesaria una llave nueva. El procedimiento es sencillo. Basta con aflojar el tornillo impar, que se localiza en el canto de la puerta alineado con el bombín, y empujar. A veces, es necesario introducir la llave, girarla y tirar de ella para que el bombín salga. Si la puerta es blindada, a menudo hay que soltar también la manilla.
El nuevo bombín se introduce en el mismo hueco (generalmente con la llave puesta) y se fija a la puerta con el tornillo impar. Es fundamental que tenga la misma forma y dimensiones que el anterior. Resulta muy práctico llevar el viejo bombín al establecimiento en el que se adquiere el nuevo. El grosor de la puerta o la distancia desde el canto son algunos factores que determinan el tipo de cilindro válido
Si lo que se quiere es cambiar la cerradura, el procedimiento es similar. Hay que soltar todos los tornillos, empujar y adquirir una de las mismas dimensiones para que cumpla su misión. Cada modelo tiene un fondo determinado, por lo que es imprescindible que la nueva cerradura coincida en el hueco de la anterior. De lo contrario, ni la llave ni la manilla entrarán .