La madera se define:

Como la sustancia vegetal más o menos dura, compacta y fibrosa que se extrae del tronco, ramas y raíces de las plantas leñosas. Es una agrupación de células de formas muy variadas de diferentes tamaños y características. Por lo tanto la madera no es un material homogéneo, o sea, no tiene una estructura uniforme y debe cumplir en el árbol o vegetal vivo tres funciones: la conducción de la savia, o sea agua y sustancias disueltas, la transformación y almacenamiento de sustancias de reserva y el sostenimiento o resistencia mecánica del vegetal.

En el mercado mundial de maderas se conocen dos grandes grupos comerciales:  las Coníferas, llamadas también maderas blandas o suaves, características de las zonas templadas del norte y del sur y entre nosotros representada por el ciprés y el pino principalmente. Las maderas Duras, llamada también latifoliadas, maderas porosas o de hoja ancha, de amplia distribución en el trópico y aún en las zonas templadas; para nosotros están representadas en todas las maderas de uso muy difundido como el cedro, abarco, roble, etc.

Los términos de suaves ó blandas y duras no se aplican a la efectiva dureza de las mismas, ya que algunas maderas blandas como por ejemplo el Pino es más dura y densa que una madera dura como el Balso.

Las células que forman la madera son en su mayoría cilíndricas o prismáticas y alargadas en la dirección del eje del árbol y están constituídas por una pared celular que encierra una cavidad llamada lúmen.

 

Según su dureza, la madera se clasifica en:

  • Maderas duras: son aquellas que proceden de árboles de un crecimiento lento, por lo que son más densas y soportan mejor las inclemencias del tiempo que las blandas. Estas maderas proceden, por lo general, de árboles de hoja caduca, pero también pueden ser de hoja perenne, que tardan décadas, e incluso siglos, en alcanzar el grado de madurez suficiente para ser cortadas y poder ser empleadas en la elaboración de muebles o vigas de los caseríos o viviendas unifamiliares. Son mucho más caras que las blandas, debido a que su lento crecimiento provoca su escasez, pero son mucho más atractivas para construir muebles con ellas. También son muy empleadas para realizar tallas de madera o todo producto en el cual las maderas macizas de calidad son necesarias. Árboles que se catalogan dentro de este tipo son: haya, castaño, roble, etc.
  • Maderas blandas: engloba a la madera de los árboles pertenecientes a la orden de las coníferas y otros de crecimiento rápido. La gran ventaja que tienen respecto a las maderas duras, es su ligereza y su precio mucho menor. No tiene una vida tan larga como las duras. La manipulación de las maderas blandas es mucho más sencilla, aunque tiene la desventaja de producir mayor cantidad de astillas. La carencia de veteado de esta madera le resta atractivo, por lo que casi siempre es necesario pintarla, barnizarla o teñirla. Algunas maderas blandas de amplio uso son: pino, balso, olmo, etc.

 

La Madera en las Puertas

Son piezas de madera de 0,5 a 0,9 mm de espesor que recubren la hoja de la puerta. Para que su colocación quede uniforme, su procedencia debe ser del mismo árbol para que tengan un color y dibujo parecido. Esto permite que puedan unirse pieza a pieza de forma ordenada consiguiendo un aspecto uniforme. La forma de unión puede ser plana (varias piezas para cubrir la superficie) o de desarrollo (una misma chapa cubre toda la hoja). Las chapas a la plana, estrechas y alargadas se unen por el borde, con hilo de nylon, cola termofusible o cinta adhesiva de papel, buscando un aspecto estético concreto.

 

Características de las Chapas

Cada chapa proveniente del mismo árbol tiene dibujos y colores únicos, exceptuando especies muy homogéneas como el haya o arce. Esto hace que cada puerta sea diferente e irrepetible. La incidencia del sol puede generar que algunas chapas se oscurezcan (iroko) o se aclaren (mansonia). Es por esto por lo que transcurrido un tiempo tampoco es posible la reposición de una chapa sin que se note la diferencia.

El color y el dibujo que presenta la madera son factores importantísimos en su elección y prescripción debido a los aspectos estéticos y decorativos que lleva asociados: cada aplicación exige un color determinado.